Cómo hacer una grabación casera de calidad

IMG_20140505_062713-1200x800

A partir de la popularización de tecnologías económicas surgió el boom de la grabación casera pues los músicos tuvimos acceso inmediato a herramientas básicas (mayormente digitales) para dar rienda suelta a la creatividad.

Un servidor vivió en carne propia el proceso: en la primera banda que formé sólo podíamos grabarnos con una mezcladora y un deck. En el segundo proyecto registramos en mini disc. Muy poco tiempo después conocimos el Reason y bajamos la versión gratuita de Pro Tools. Sin duda, eso nos cambió la experiencia musical pues pudimos componer una pieza completa con una gran ventaja: la capacidad de edición posterior.

Sentíamos que no necesitábamos nada más… hasta la primera vez que fuimos a un estudio profesional. Ahí nos dimos cuenta de todo el camino que nos faltaba por andar y que los recursos a los que NO teníamos acceso potenciaban nuestro sonido a nivel insospechado. Entendimos un concepto clave: la preproducción musical.

Es importante para las bandas independientes entender que en esta fase hay que echar a andar toda la creatividad: desde los arreglos, hasta las intenciones y la experimentación en cuanto al sonido que se proyecta para la banda.

Una vez que terminaron de componer las canciones y están bien ensambladas, es momento de preproducir vaciando las ideas en documentos sonoros. Acudan con bandas amigas y pidan sus amplificadores caros o su batería admirada. Renten micrófonos, compren cuerdas al bajo, cambien la velocidad de un tema, piensen en coros aunque sólo tengan un buen cantante… ensayen SIEMPRE con metrónomo. Lo que se les ocurra. Eso les ahorrará tiempo y dinero, además de que lograrán el mejor resultado si después contratan los servicios de un estudio profesional.

Pensemos en una grabación amateur en casa. Ojo: van a necesitar algunas herramientas básicas:

  1. Computadora. Con el sistema operativo que mejor manejen, cuidando que exista buen espacio en el disco duro y que los procesadores permitan correr las pesadas aplicaciones de grabación.
  2. Interfaz. No importa si se trata de una pequeña, deben considerar:
    • Convertidor de audio análogo a digital.
    • Canales necesarios (por ejemplo si graban batería, necesitarán al menos 6 canales).
    • Preamplificación incluida y calidad de las entradas no balanceadas o de línea.
    • Deseable (pero no indispensable) que cuente con ecualizadores y compresores.
  1. Micrófonos. Desde un kit básico de Shure (o marcas similares) hasta un par de condensadores (de la mejor calidad que alcance con el presupuesto) para elementos que requieran imagen estéreo y uno más para grabar voces y amplificadores de guitarra o bajo.
  2. Cajas directas. Brindan una señal mejorada y más fácil de manipular, especialmente cuando la acústica del lugar no es la mejor; o incluso cuando la red eléctrica produce variaciones de voltaje.
  3. Regulación de electricidad. Porque, aunque no lo crean, va a interferir fuertemente en el sonido final.

On Sound ofrece paquetes en renta de equipo de audio que pueden resolver las necesidades de grabación si están en la fase de preproducción, revisa aquí la que se ajuste a tus necesidades: Paquetes renta.

Deja un comentario